Se nos llena la casa de amigos

Desde finales de agosto y durante todo el mes de septiembre hemos recibido visitas de amigos, que a su vez han traído a otros amigos que querían conocer de primera mano esta tierra habitada. Una de estas amigas nos dejó esta preciosa acuarela de nuestra casa, que agradecemos enormemente.

Así, a la alegría de estar con gente querida se une la de la acogida a estas otras personas a quienes no conocíamos y con quienes nos sentimos cercanas en el espíritu que nos mueve. ¡Cuánta buena gente!

La situación sanitaria que vivimos nos hace ser prudentes a la hora de organizar actividades en la Casa San Martín. Es una manera más suave de comenzar nuestra andadura, que nos hace centrarnos más en la acogida en nuestra casa y en seguir poniendo a punto las instalaciones.

Por otra parte, el otoño ha llegado con puntualidad climatológica. Además del descenso de las temperaturas y la agitación de los vientos, el campo comienza ya a amarillear y el huerto a experimentar las primeras heladas. Vivir así de cerca los ritmos de la naturaleza es un privilegio.

El Monte de las Reliquias, que preside los Montes Carpetanos frente a Cañicosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.