Colores de otoño

Vivir en medio del campo es una experiencia luminosa: cada estación tiene sus colores y los del otoño son indescriptibles, por mucho que hayamos intentado reflejarlos en la galería de fotos “Cañicosa en otoño“. Fresnos, álamos y robles son los árboles de hoja caduca más abundantes de la zona y disfrutamos viendo cada día cómo van cambiando de color y perdiendo sus hojas.

“A ejemplo de los árboles desnudos” es un inspirador poema de Enrique Ruiz de la Serna (1887-1956) que decora nuestra sala gracias a Inés y que recordamos especialmente en estas fechas:

No es el otoño, no, quien a los árboles
arrebata sus hojas, que son ellos,
son los árboles mismos quienes ceden
sus hojas a los vientos…

Los árboles desdeñan
la estéril pompa del follaje muerto,
y, con viril austeridad, aguardan
desnudos los rigores del invierno.
Saben que sólo así la primavera
los vestirá de nuevo!

Alma mía: estos árboles desnudos
sean para ti ejemplo.
Renuncia, como ellos, a lo vano;
despójate, como ellos, de lo viejo.
Si en ti muere una idea, para siempre
arráncala de ti y échala al viento.

Porque son los cadáveres de ideas
la estéril pompa del follaje muerto.
No finjas pensamientos que no pienses,
no sientas con fingidos sentimientos.
Antes que así, desnuda,
resiste los rigores del invierno.

Que al cabo tornará la primavera
y a ti también te vestirá de nuevo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.