Amigos que son tesoros

El pasado fin de semana invitamos a amigos de Segovia en Transción a ayudarnos con la preparación de la huerta. 

Hay amigos que son tesoros. Si no hubiera sido por ellos es muy posible que no hubiéramos podido dejarlo listo y somos conscientes de que ya vamos tarde para trasplantar. Está claro; la unión hace la fuerza. Qué bonito es ese don de la gratuidad, de compatir tiempo y esfuerzo. Y qué estupendo, después de tanto tiempo, poder reencontrarse con gente querida. Después de un fin de semana agotador, nos hemos sentido muy agradecidos y satisfechos. Y es que, siempre hay razones para dar gracias.

Estamos también en la cuenta atrás. Dentro dos semanas nos instalaremos definitamente en Cañicosa. Estamos en un estado de emoción constante. 

La tierra nos dio un regalo: plantas de fresa que estaban de años anteriores.
Nuestro amigo el colirrojo apareció de nuevo (esta vez lleva su recompensa en el pico).
Antes y después…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.