Preparando la tierra

El domingo pasado estuvimos de nuevo en Cañicosa. Teníamos poco tiempo, pero queríamos dejar preparada la tierra para trasplantar cuanto antes, ya que se ha demorado mucho.

Leonor, a sus 85 años, nos estuvo guiando durante todo el tiempo. Primero nos enseñó a remover la tierra con una horquilla. Pronto llegó un colirrojo tizón; se puede decir que se hizo nuestro amigo, pues se acercaba sin miedo y mientras nos ayudaba a quitar larvas, se dio un gran banquete. Tras  quitar las raíces, fuimos a por estiércol, que todavía quedaba de cuando tenían vacas y se había convertido en tierra buena. Después de volver a remover la tierra, echamos un preparado biodinámico hecho por Leonor: durante 6 meses había estado estiércol en un cuerno; lo echó en un cubo y lo removió durante una hora. Después, fuimos metiendo en el cubo con el preparado un ramo hecho con ramas de plantas y rociando la tierra. Se escribe pronto, pero lo cierto es que acabamos tan molidos como satisfechos. Es una gran suerte tener a Leonor como maestra.

Removiendo la tierra tras echar el estiércol.
Los polluelos de los aviones ya han roto el cascarón.

1 comentario en «Preparando la tierra»

  1. Me alegro de veros por aquí en esa preparación de la tierra, que ya es buena, y de la tierra de vuestros proyectos, que necesitan enterrar semillas de sueños y esfuerzos compartidos, con la esperanza de que el fruto deseado sea generoso, bueno y haga mucho bien. Un abrazo y ¡mucho ánimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.